¿Qué es una protuberancia de disco?

Una hinchazón del disco se llama en la jerga médica "protuberancia del disco intervertebral", es decir, que el disco se hincha hacia el canal nervioso. Sin embargo, la protuberancia podría ser una hernia "incompleta" o el paso que la precede. Como todos sabemos, los discos intervertebrales conectan los cuerpos vertebrales a la columna vertebral. El hombre tienen 23 discos intervertebrales que consisten en un anillo fibroso y un núcleo blando. Los discos intervertebrales atenúan principalmente la presión desarrollada en la columna vertebral. En caso de hernia, el material gelatinoso del núcleo sale a través de una ruptura del anillo fibroso en el canal espinal y presiona directamente sobre una raíz nerviosa, causando dolor. En cambio, en el caso de la protrusión, no se produce ruptura, el material en el núcleo se hincha en una dirección, inflando a su vez el anillo de fibra que presiona indirectamente sobre las estructuras neurales. En el peor de los casos, el anillo fibroso parece ligeramente desgarrado. En principio, las protuberancias de disco pueden ocurrir en cualquier parte de la columna vertebral. El punto de golpe más común es el área inferior de la columna lumbar, el área torácica y cervical, por el contrario, rara vez se ven afectadas.

Frecuencia de aparición de una protuberancia, generalmente entre 30 y 45 años de edad

Debido al envejecimiento del cuerpo y la reducción de los movimientos, la presencia de protuberancias en la edad adulta ha aumentado. Las primeras protuberancias del disco generalmente aparecen entre las edades de 35 y 40.

Las principales causas de la protrusión del disco

Como con todas las enfermedades, no existe una causa única de protrusión discal, sino simplemente la interacción de varios factores. Una de ellas es la protuberancia acompañada de degeneración del disco. La degeneración es un proceso lento que daña el disco intervertebral. En general, se produce una protuberancia del disco intervertebral porque el núcleo del disco pierde su elasticidad, que a la vez es debido a una reducción natural en el contenido de agua. En consecuencia, el anillo de fibra ya no puede mantener su función de suporte,de hecho no mantiene la presión del nucleo pulposo y se desvía.

El debilitamiento estructural del disco intervertebral aumenta significativamente el riesgo de protrusión. Por lo tanto, no es sorprendente que la mayoría de las protuberancias sean causadas por daños previos. Las principales razones son por lo general las tensiones excesivas como por ejemplo el levantamiento de objetos pesados, movimientos bruscos e irregulares durante el deporte, a menudo provocan una protuberancia repentina. Por lo tanto, una protuberancia del disco intervertebral se presenta principalmente cuando hay una discrepancia entre el estrés, el cuerpo estático y la estabilización de la columna vertebral.

A menudo olvidamos algunos factores importantes: el trabajo sedentario en la oficina y la nicotina. Fumar tiene un efecto negativo sobre la contribución de nutrientes a los discos intervertebrales. La predisposición genética tiene también un rol fundamental.

Síntomas - incluyen dolor intenso en el segmento afectado de la columna vertebral

Si tienes suerte, no sentirás ningún síntoma. Es decir, si una protuberancia del disco es muy pequeña, no logrará dañar las raices nerviosas y/o la medula espinal, por lo tanto puede ser asintomatica. Al mismo tiempo, sin embargo, es posible que durante el desarrollo lento de la protuberancia, las raíces nerviosas se hayan acostumbrado a los cambios. Cuanto más rápida sea la hinchazón del disco, mayor será la probabilidad de que las fibras nerviosas se compriman, causando dolor, entumecimiento o parálisis. Principalmente, los afectados experimentan dolor agudo en el segmento afectado de la columna vertebral. Según el curso de los nervios, el dolor puede irradiarse a los brazos, hombros, glúteos o piernas de acuerdo con la posición que el cuerpo tome.

En general, cuanto más fuerte es la presión sobre la raíz nerviosa, más dolor penetra en la pierna y hasta puede irradiarse a los dedos de los pies. En algunos movimientos y cuando se tose y/ o estornuda, los síntomas  empeoran. También puede suceder que algunos reflejos en el área de suministro nervioso correspondiente se debiliten. Una protuberancia del disco en la columna cervical muestra síntomas de dolor de cabeza intenso, generalmente en la nuca.

Las funciones vegetativas también, aunque raramente, pueden verse comprometidas. Estos incluyen, por ejemplo, dolor en el estómago o en el intestino y la vejiga.

Diagnóstico de la protuberancia de disco

Si se sospecha una protuberancia del disco intervertebral, es necesario consultar a un neurólogo, un neurocirujano o un ortopedista, para obtener un nuevo diagnóstico e iniciar, si es necesario, el tratamiento adecuado. El paciente no puede juzgar por si mismo si el dolor se debe a una hernia de disco, un quiste y/o protuberancia del disco. Lo que es muy útil en el diagnóstico para el médico es saber qué tan graves son los problemas de espalda, ya sea ​​parálisis, entumecimiento u hormigueo en los brazos o las piernas. En muchos casos se requieren exámenes físicos y neurológicos.

El especialista examina, entre otras cosas, los reflejos del paciente, su movilidad y su sensibilidad a estímulos externos. Para un diagnóstico claro, el médico generalmente también usará técnicas de imagen como la RM (Resonancia Magnetica) que muestra claramente la protuberancia del disco, su tamaño, su posición y el grado de degeneración. Además, se pueden estimar con precisión otros cambios en las estructuras neurales (compresión de la raíz nerviosa, mielopatía, quistes, desgaste óseo (osteocondrosis), estenosis neuroforaminal y otros).

Una protuberancia se puede tratar con éxito de varias maneras

Buenas noticias! No necesariamente tienes que ser operado. Su especialista le va a brindar varios tratamientos terapéuticos conservadores. Estos incluyen: terapia médica para el dolor, inyecciones que incluyen PRT (terapia perirradicular = inyección con analgésicos y / o preparaciones de cortisona cerca de la raíz nerviosa), infiltración, terapia intravenosa, ejercicio, terapia manual, osteopatía, acupuntura, calor y electroterapia. Si estas terapias no brindan un alivio adecuado o permanente, los tratamientos mini invasivos, como la nucleotomía percutánea (NP), la descompresión láser percutánea del disco (PLDD), pueden reducir o erradicar las protuberancias. Para tratar la degeneración asociada a la protuberancia, el trasplante intervertebral de células discales (DCT = Disc Cell Transplantation), es una entre otras terapias.

Pronóstico - su médico interno le dirá qué ejercicios son buenos para usted

Aunque existe una buena posibilidad de curación, es necesario que el paciente haga algo para su propia salud y actúe bajo su propia responsabilidad. ¿Un consejo para su futuro? ¡Deje de forzar su columna vertebral y practique deportes! Obviamente, no todos los deportes son recomendables. Como medidas preventivas, las ideales son: natación, ciclismo, aeróbica acuática (ya que las articulaciones tienen una carga mínima). El yoga y el pilates se consideran una cura milagrosa para los problemas de disco: intentalo cuidadosamente y confíe en los consejos de su médico.

Algunos consejos más simples: no maneje en distancias cortas, más bien salga a caminar o tome la bicicleta. ¡No tome el ascensor, vaya por las escaleras! ¡Y recuerde que estar sentado en la oficina por mucho tiempo es un verdadero veneno para ti! Quizás su jefe pueda ofrecerle un escritorio que le permita ponerse tanto sentado como de pie para trabajar. En fin, los ejercicios de fisioterapia pueden hacerle la vida más fácil y más agradable. Nota: se trata siempre de fortalecer los músculos de la espalda y de mantener fijos los discos en su posición original y natural. ¡La protuberancia del disco ha desaparecido! Sin embargo, si todavía sufre de dolor, manténgase en contacto con su médico de confianza para elegir una alternativa mejor.

Dr. med. Munther Sabarini

Autor
Dr. med. Munther Sabarini
Especialista en Neurocirugía

Hans-Heinrich Reichelt

Coautor
Hans-Heinrich Reichelt
Editor Jefe de Medizin für Menschen

¡La Clínica Avicenna en Berlín está feliz de ayudarle!

Desde 2000, la Clínica Avicenna se encuentra en Berlín. Nuestros médicos tienen al menos 25 años de experiencia internacional en sus respectivos campos (neurocirugía, cirugía de columna, anestesia y ortopedia).

Si sufre de dolor de espalda intenso, ¡la causa podría ser una hernia de disco! ¡Póngase en contacto con nosotros de inmediato utilizando la siguiente información!

Clínica Avicenna
Paulsborner Str. 2
10709 Berlín

Teléfono: +49 30 236 08 30
Fax: +49 30 236 08 33 11
Correo electrónico: info@avicenna-klinik.de

Puede llamar en cualquier momento, escribir un correo electrónico o completar un formulario de contacto para que le devuelvan la llamada. Luego, cada paciente recibe una cita con un médico de nuestra clínica, que en cualquier caso es un especialista en la columna vertebral (neurocirujano). De acuerdo con las imágenes de resonancia magnética (realizadas previamente o realizadas en nuestra clínica ) y un examen exhaustivo, el médico discutirá con usted todas las diferentes y posibles opciones terapueticas, entre ellas la cirugía. También puede utilizar a nuestros especialistas solo para obtener una (segunda) opinión.

Si decide realizar terapia y / o cirugía en Berlín, queremos que su estadía sea lo más placentera posible. ¡En nuestra clínica, usted está en el centro de nuestra atención! Puede esperar equipos de última generación en todas las áreas, desde la sala de operaciones hasta la habitación del paciente.

Los procedimientos de tratamiento más recientes, delicados y mínimamente invasivos son una fortaleza de nuestra clínica. Juntos tratamos de encontrar un tratamiento adecuado para sus dolencias. La terapia real se lleva a cabo solo después de una discusión detallada con el paciente, exámenes y diagnósticos.

Para nosotros, tan importante como la asistencia médica, es el compromiso que asumimos para garantizar a nuestros pacientes un alto nivel de asistencia personal que, a su vez, pueda garantizarles una estadía cómoda.

Durante el período de hospitalización, nuestro equipo de enfermería lo atenderá las 24 horas del día. También ofrecen servicios en diferentes idiomas extranjeros, incluidos inglés, árabe, búlgaro, ruso, polaco, francés y español. Nos preocupamos no solo por su seguridad, sino también por sus necesidades, respetando tradiciones y religiones.

Nuestro equipo está compuesto por un grupo de especialistas altamente calificados que trabajan juntos para garantizarle una pronta recuperación.