¿Qué es un síndrome de LCR (Fuga espontánea de líquido cefalorraquídeo)?

Sabemos que alrededor de 150 mililitros de agua nerviosa (llamada líquido cefalorraquídeo) se mueven alrededor del cerebro y la médula espinal. El agua nerviosa se encuentra entre las meninges y la médula espinal. El cerebro y la médula meningea (dura mater) encierran este sistema que es, literalmente, "resistente al agua". Si la piel no está tensa, puede escapar agua nerviosa. Incluso una pequeña grieta conduce al escape repentino y rápido de este espacio cerrado y, por lo tanto, a algunas consecuencias dramáticas. La pérdida de líquido cefalorraquídeo es menos evidente al acostarse y más visible en posición vertical. Las consecuencias son enormes: va del dolor de cabeza fácilmente tolerable a los dolores de cabeza insoportables. Por lo tanto, muchas víctimas no pueden salir de la cama o mover la cabeza. Entre los posibles síntomas hay vómitos, náuseas, irritabilidad, visión borrosa y así sucesivamente.

El síndrome del LCR tiene varios nombres o sinónimos: síndrome de hipersensibilidad del líquido cefalorraquídeo, hipoliquorrea, fístula espontánea de la médula espinal, síndrome de hipotensión intracraneal, síndrome de cefalea ortostática, cefalea espinal, etc.

Los hombres se ven afectados con mayor frecuencia por el síndrome de LCR que las mujeres

El síndrome del líquido cefalorraquídeo no es una enfermedad generalizada, sino una rareza exótica. Cada año, entre 5000 y 6000 personas se ven afectadas. Las mujeres se ven afectadas con más frecuencia que los hombres (2:1), y la edad media de los pacientes es de alrededor de 40 años.

La causa de un síndrome de fuga espontánea del líquido cefalorraquídeo se encuentra en la espalda (LCR)

La causa de la pérdida de líquido nervioso y la presión negativa resultante puede ser un borde afilado (espolón óseo) en la espalda, es decir, se cava un agujero en la médula espinal, que en realidad protege el agua del cerebro. Por ejemplo, el desgaste y el roce de las articulaciones o las vértebras pueden ser susceptibles al espolón óseo. Esta pérdida ocurre principalmente en la columna torácica o la columna cervical inferior. Algunas veces, después de un trauma (incluso menor), puede haber una pequeña laceración de la dura mater espinal y un síndrome de fuga espontánea del líquido cefalorraquídeo. Como resultado también se genera en la parte posterior, pero el dolor y los síntomas son en la cabeza. Otra causa del síndrome del LCR es una pérdida después del diagnóstico de este síndrome. Se desarrolla en el 65% de los pacientes dentro de las 24 horas. Muchas veces los síntomas también pueden ocurrir dentro de los 20 segundos. El síndrome puede ocurrir después de la anestesia espinal y durante o después de la cirugía espinal.

Presta atención a estos síntomas

El síntoma cardinal es el llamado dolor de cabeza ortostático. Se activa o agrava cambiando de posición y asumiendo una posición vertical porque el cerebro se mueve hacia abajo y crea tracción en las estructuras sensibles al dolor. Independientemente, puede haber otros síntomas que solo mejoran cuando estás acostado: náuseas, vómitos, rigidez en el cuello, mareos, sangrado amenazante, tinnitus, fotosensibilidad, visión doble, discapacidad auditiva, pérdida auditiva, trastornos del campo visual y de la vista, aumento de la frecuencia cardíaca, dificultad para concentrarse, sensibilidad al ruido, inseguridad al caminar y alteración de la conciencia. Ocasionalmente, el dolor entre los omóplatos o en el cuello precede al dolor de cabeza real en días o semanas.

Diagnóstico del síndrome de LCR

Si hay un síndrome de LCR después de la anestesia espinal o después de una operación de columna, el diagnóstico es relativamente simple, ya que es una consecuencia de este procedimiento. Es diferente cuando el paciente siente una sensación de dolor sin haber hecho intervenciones reconocibles. Si hay algo que indica una fuga de líquido cefalorraquídeo, se realiza una resonancia magnética desde la cabeza hasta el hueso sacro- esta técnica de imagen puede ayudar a identificar la causa detrás de él.

Terapias - cuatro niveles disponibles

Paso 1: descansar en la cama, al menos tres días.

Fase 2: muestreo: el médico extrae sangre de la vena y luego la inyecta en el llamado espacio epidural. Por lo general, este método ayuda a aliviar el dolor del paciente de forma permanente. Esta aplicación puede, si es necesario, repetirse varias veces.

Paso 3: el mismo procedimiento que en la fase 2, con una diferencia: se inyecta sangre autóloga directamente en la fístula arteriovenosa bajo rayos X y control fluoroscópico. La intervención con una aguja especial debe conduce a la adherencia y, por lo tanto, a la pérdida de líquido.

Paso 4: Cirugía. Como parte de un procedimiento microquirúrgico, el líquido cefalorraquídeo se cierra quirúrgicamente. La operación ocurre solo si la pérdida de líquido cefalorraquídeo no se ha cerrado a pesar del reposo en cama y la inyección, es decir, en el caso de fístulas más grandes y síntomas pronunciados.

Importante: Antes del procedimiento, debe hablar con su médico para conocer los posibles riesgos (como sangrado secundario, daño a los nervios, infección).

Pronóstico positivo

La fase aguda de este síndrome puede causar un empeoramiento constante del dolor. Sin embargo, después de una terapia exitosa, ¡nuevamente podrá llevar una vida normal! Cuando el cerebro y la médula espinal están bien integrados y bien protegidos en aproximadamente 150 mililitros de líquido …

Dr. med. Munther Sabarini

Autor
Dr. med. Munther Sabarini
Especialista en Neurocirugía

Hans-Heinrich Reichelt

Coautor
Hans-Heinrich Reichelt
Editor Jefe de Medizin für Menschen

¡La Clínica Avicenna en Berlín está feliz de ayudarle!

Desde 2000, la Clínica Avicenna se encuentra en Berlín. Nuestros médicos tienen al menos 25 años de experiencia internacional en sus respectivos campos (neurocirugía, cirugía de columna, anestesia y ortopedia).

Si sufre de dolor de espalda intenso, ¡la causa podría ser una hernia de disco! ¡Póngase en contacto con nosotros de inmediato utilizando la siguiente información!

Clínica Avicenna
Paulsborner Str. 2
10709 Berlín

Teléfono: +49 30 236 08 30
Fax: +49 30 236 08 33 11
Correo electrónico: info@avicenna-klinik.de

Puede llamar en cualquier momento, escribir un correo electrónico o completar un formulario de contacto para que le devuelvan la llamada. Luego, cada paciente recibe una cita con un médico de nuestra clínica, que en cualquier caso es un especialista en la columna vertebral (neurocirujano). De acuerdo con las imágenes de resonancia magnética (realizadas previamente o realizadas en nuestra clínica ) y un examen exhaustivo, el médico discutirá con usted todas las diferentes y posibles opciones terapueticas, entre ellas la cirugía. También puede utilizar a nuestros especialistas solo para obtener una (segunda) opinión.

Si decide realizar terapia y / o cirugía en Berlín, queremos que su estadía sea lo más placentera posible. ¡En nuestra clínica, usted está en el centro de nuestra atención! Puede esperar equipos de última generación en todas las áreas, desde la sala de operaciones hasta la habitación del paciente.

Los procedimientos de tratamiento más recientes, delicados y mínimamente invasivos son una fortaleza de nuestra clínica. Juntos tratamos de encontrar un tratamiento adecuado para sus dolencias. La terapia real se lleva a cabo solo después de una discusión detallada con el paciente, exámenes y diagnósticos.

Para nosotros, tan importante como la asistencia médica, es el compromiso que asumimos para garantizar a nuestros pacientes un alto nivel de asistencia personal que, a su vez, pueda garantizarles una estadía cómoda.

Durante el período de hospitalización, nuestro equipo de enfermería lo atenderá las 24 horas del día. También ofrecen servicios en diferentes idiomas extranjeros, incluidos inglés, árabe, búlgaro, ruso, polaco, francés y español. Nos preocupamos no solo por su seguridad, sino también por sus necesidades, respetando tradiciones y religiones.

Nuestro equipo está compuesto por un grupo de especialistas altamente calificados que trabajan juntos para garantizarle una pronta recuperación.