Articulaciones: Enfermedades y opciones terapéuticas

Como clínica orientada a nivel internacional, ofrecemos asistencia y asesoramiento personalizado a pacientes de todo el mundo.Nos basamos en un concepto integral que incluye un amplio espectro diagnóstico y terapéutico en las especialidades de neurocirugía, cirugía de la columna vertebral y cirugía cerebral, así como ortopedia y traumatología, cirugía de los nervios periféricos, anestesia, radiología y fisioterapia.

Enfermedades articulares

Para andar, agarrar, inclinarse o girarse: las articulaciones del cuerpo humano participan en todos los movimientos. Por este motivo, a lo largo de la vida se ven sometidas a incontables esfuerzos. Es por ello que el deterioro y el desgaste suponen un proceso de envejecimiento completamente normal, que no solo se manifiesta en grandes articulaciones como los hombros, la cadera y las rodillas, sino también en las pequeñas, por ejemplo, en los pies y en los dedos de los pies.

El desgaste avanzado, denominado artrosis, se manifiesta en muchos afectados en forma de dolores y limitaciones de movimiento. También breves cargas o enfermedades inflamatorias como el reumatismo pueden conducir a molestias articulares. Por ello, antes de cada tratamiento, realizamos un diagnóstico exhaustivo para aclarar la causa exacta.

Las lesiones recientes de huesos, tendones o ligamentos deben tratarse lo antes posible, ya que, de lo contrario, pueden producirse daños tardíos, por ejemplo, un desgaste intensificado.

Terapias para las articulaciones

Cada articulación del cuerpo humano cumple una función muy especial y tiene sus propias particularidades. De este modo, el hombro, como articulación esférica, puede moverse en casi todas las direcciones, mientras que en las articulaciones de los dedos, para la función de agarre, bastan la flexión y la extensión en una dirección.

Tan variadas como las propias articulaciones son las lesiones y las enfermedades que estas pueden sufrir. Por tanto, cada cuadro clínico requiere un tratamiento personalizado. Cuando recibimos a un paciente, en primer lugar, se prioriza un diagnóstico preciso para poder ajustar la posterior terapia específicamente a las molestias y al paciente en cuestión.

Nuestro foco principal de atención está en la profilaxis y en el tratamiento de enfermedades articulares degenerativas. Esto incluye intervenciones conservadoras de las articulaciones como, por ejemplo, la corrección de desviaciones congénitas o adquiridas. A través de ellas se pueden evitar daños tardíos en forma de graves procesos articulares degenerativos (artrosis).

Nuestro trabajo se concentra en la endoprótesis de la articulación de la cadera y la rodilla, la cirugía artroscópica en la articulación de la rodilla y el hombro, la cirugía de la mano y la cirugía del pie.