Artritis

A diferencia de las enfermedades articulares degenerativas (artrosis), las inflamaciones articulares (artritis) suelen ir acompañadas de hipertermia, hinchazón y enrojecimiento. Los procesos químicos y las actividades celulares que tienen lugar en las inflamaciones destruyen el cartílago articular a lo largo de un prolongado periodo de tiempo.

El origen puede estar en procesos autoinmunes que tienen lugar en enfermedades reumáticas. Sin embargo, también los procesos de desgaste (artrosis) van acompañados de inflamaciones. También las bolsas sinoviales situadas cerca de las articulaciones pueden inflamarse (bursitis, periartritis).

Con frecuencia se ve afectada la articulación del hombro, que, debido a su enorme libertad de movimiento, está sujeta a cargas considerables. Las bacterias, que acceden a la articulación en caso de lesiones o a través de la sangre, provocan inflamaciones articulares purulentas. Estas originan fiebre y un deterioro general de la salud y requieren un tratamiento inmediato.

Representación esquemática de enfermedades articulares

Síntomas

En función de la causa, la inflamación comienza frecuentemente con intensos dolores que imposibilitan el movimiento de la articulación afectada. La tensión muscular que se produce de forma reflexiva puede conducir, por ejemplo, a una sensación de pinzamiento en la zona de la articulación del hombro, el llamado síndrome de pinzamiento del hombro.

Si el proceso inflamatorio persiste durante un tiempo prolongado (inflamación crónica), se puede producir una anquilosis.

Terapia

El objetivo de una terapia conservadora es frenar la inflamación pronto y a largo plazo con la ayuda de medicamentos, además de conservar la movilidad de las articulaciones afectadas mediante medidas fisioterapéuticas o suprimir cualquier limitación ya producida.

En caso de inflamación crónica, mediante cirugía artroscópica se puede reducir la membrana sinovial y eliminar las regiones inflamadas. De esta manera, se logran las condiciones de espacio necesarias para un movimiento libre.

Si ya se han producido daños graves en los cartílagos debido a los procesos inflamatorios, las operaciones de reemplazo de articulaciones como la prótesis de cadera o la prótesis de rodilla procuran un amplio restablecimiento de la función articular.