Cirugía de la mano

Si las terapias conservadoras no ofrecen resultados suficientes en enfermedades o lesiones de la mano, disponemos, según el cuadro clínico, de diversos métodos quirúrgicos que se suelen poder aplicar de forma ambulatoria.

Estas intervenciones se realizan bajo una denominada isquemia quirúrgica, con la que se bloquea la entrada de sangre en la zona de la intervención mediante un manguito para poder ver lo suficientemente bien los finos nervios y vasos sanguíneos.

Detalles del tratamiento

Duración del tratamiento: síndrome del túnel carpiano, aprox. 20 minutos;
contractura de Dupuytren, entre 1 y 1,5 horas aproximadamente;
ganglión, aprox. media hora;
dedo en resorte, aprox. 15 minutos
Estancia en la clínica: por lo general, estas intervenciones se pueden realizar ambulatoriamente. En casos puntuales de riesgos especiales, puede ser necesaria una estancia en la clínica de entre 1 y 2 días.

Desarrollo del tratamiento

Si en caso de, por ejemplo, síndrome del túnel carpiano, las medidas conservadoras con inyecciones y/o férulas de inmovilización nocturna no son suficientes y aparecen en los caudales nerviosos alteraciones en la estructura nerviosa, hay que liberar el nervio mediante una intervención. Solamente así se puede evitar un daño permanente.

Con la ampliación del canal nervioso (escisión del túnel carpiano) y la liberación del nervio (neurólisis), se pueden eliminar el dolor y los trastornos sensoriales. Para ello, cortamos el ligamento que forma el túnel carpiano. En muchos casos, esta intervención se puede realizar de forma mínimamente invasiva mediante una pequeña incisión cutánea en la zona del carpo.

Los dolores y los trastornos sensoriales desaparecen con frecuencia inmediatamente después de la intervención. No obstante, en caso de daños nerviosos de larga duración, es posible que pase un poco más de tiempo hasta que se recupere la sensibilidad normal. En el denominado dedo en resorte, también cortamos bajo anestesia local el ligamento que impide el libre deslizamiento del tendón.

Ya que la encorvadura que se produce por una contractura de Dupuytren no es dolorosa, muchos pacientes esperan mucho tiempo antes de visitar un médico especializado en la cirugía de la mano. Para entonces no es infrecuente que las articulaciones digitales ya estén anquilosadas. Por tanto, antes de la intervención, hay que comprobar siempre si las articulaciones ya están agarrotadas, pues esto reduce la probabilidad de lograr una recuperación total de la movilidad.

En la intervención, extraemos con cuidado todas las molestas bandas de tejido conjuntivo, que suelen también "amurallar" los nervios y los vasos sanguíneos. Una vez la herida esté curada (por lo general, después de unos 10 días), se puede recuperar la funcionalidad de la mano mediante ejercicios propios, acompañados por ergoterapia.

Los gangliones en la muñeca y en los dedos los tratamos, por lo general, quirúrgicamente y bajo anestesia local. Para ello, liberamos la fina cápsula del ganglión hasta la "raíz" y lo extraemos desde ahí. Para evitar su reaparición, denominada recidiva, por lo general, es necesaria una inmovilización temporal de la región intervenida quirúrgicamente con férula.

Intervención quirúrgica en la mano