Desviaciones del pie

Los pies están sometidos a fuertes cargas durante toda la vida y se suelen deformar con el paso de los años. Sin embargo, algunas personas más jóvenes también padecen desviaciones ya en su juventud.

El denominado hallux valgus es una desviación del eje del dedo gordo. Este se dobla hacia la cara externa del pie y puede situarse encima o debajo de otro dedo. La desviación favorece el desarrollo de una artrosis en la articulación del dedo gordo. Además, ese desplazamiento del dedo gordo afecta negativamente a la posición del metatarso y del pulpejo.

En el denominado dedo en martillo (llamado hallux malleus en la medicina), el dedo medio está muy torcido y agarrotado, lo que provoca callos y puntos de presión sobre la articulación. Algo similar es el dedo en garra, que ya no está en contacto con el suelo debido a la encorvadura que sufre.

Síntomas

Las desviaciones parecen ser tan solo un problema estético para muchas personas. Sin embargo, a largo plazo, ocasionan dolores al caminar y dificultades a la hora de utilizar calzado cerrado. Algunas zonas del pie sufren una mayor presión que provoca callos e inflamaciones.

Terapia

En el estadio inicial, las plantillas ortopédicas pueden contribuir a mitigar las molestias. En la mayoría de los casos, tan solo la cirugía del pie ofrece una eliminación duradera de las molestias. Con la ayuda de modernos métodos quirúrgicos, podemos corregir la desviación y darle al pie una forma normal. Hoy en día, la atención se centra en la conservación de la articulación para permitir que el paciente camine normalmente.