Distensión o rotura de ligamentos

Los ligamentos aportan la estabilidad necesaria y determinan también la movilidad de las articulaciones. Los movimientos abruptos más allá del radio normal suelen ocasionar distensiones (esguinces) o roturas de las bandas de tejido conjuntivo.

Esta lesión ocurre con mayor frecuencia en las rodillas, los tobillos o las muñecas. No obstante, cualquier otra articulación puede verse afectada: por ejemplo, las articulaciones de los dedos en los deportes con balón. Si no se tratan las elongaciones o las roturas, pueden producirse inestabilidades permanentes y, como consecuencia, tensiones incorrectas de forma crónica. Esto acelera el proceso de desgaste de la articulación.

Representación de una rotura de ligamento

Síntomas

Las elongaciones y las roturas de ligamentos suelen ir acompañadas de dolores agudos. Las articulaciones afectadas presentan hinchazones y, a menudo, también hematomas. En el transcurso hay molestias, sobre todo al cargar y mover la articulación.

Terapia

La elección de la terapia depende, por un lado, del grado de la lesión y, por otro lado, de las actividades deportivas del paciente. Con terapias conservadoras como la inmovilización temporal, mediante vendajes especiales y fisioterapia específica, se puede lograr una estabilización articular con ayuda de la musculatura y curar así la lesión, también en caso de rotura de ligamentos.

Sin embargo, esta estabilización activa no es suficiente en los pacientes que practican mucho deporte, de modo que es necesario emplear métodos quirúrgicos como suturas de ligamentos o sustitución de ligamentos por tejido propio, casi siempre en forma de cirugía artroscópica.