Enfermedades reumáticas

Bajo el concepto de reumatismo se agrupan diversas enfermedades dolorosas del aparato locomotor. En sentido estricto, el reumatismo designa enfermedades crónicas de varias articulaciones ocasionadas por inflamaciones articulares, también denominado reumatismo inflamatorio o reumatismo articular.

Esas enfermedades son, entre otras, la artritis, la artritis psoriásica y la enfermedad de Bechterew. No obstante, las enfermedades articulares inflamatorias de distinto origen y el desgaste articular (artrosis) también suelen integrarse en el concepto general de reumatismo.

Ya que la mayor parte de los síntomas pueden indicar otras enfermedades, los afectados suelen padecer la enfermedad durante un largo periodo antes de que se realice el diagnóstico correcto. La inflamación crónica conlleva a largo plazo lesiones de cartílagos y, con ello, artrosis.

Síntomas

Habitualmente, los primeros síntomas son dolores articulares por la noche y por la mañana, rigidez matutina, hinchazón articular, cansancio y agotamiento. En un estadio avanzado, los pacientes suelen tener fuertes dolores y marcadas limitaciones de movimiento, así como deformaciones articulares que afectan a su vida cotidiana.

Terapia

En el estadio inicial, el tratamiento reumático consta, en la mayoría de los casos, de terapias conservadoras como fisioterapia, crioterapia y termoterapia, así como medicación y terapia física. En algunos casos, es necesario tomar medidas quirúrgicas como la extracción del tejido sinovial inflamado (sinovectomía), que se suele realizar mediante cirugía artroscópica.

En el estadio avanzado, entra en consideración la fijación quirúrgica de la articulación y operaciones de reemplazo de la articulación como la prótesis de cadera y la prótesis de rodilla. Con todas estas operaciones se aspira a que el paciente pueda afrontar el día a día sin dolor en la medida de lo posible.