Estenosis espinal (canal espinal estrecho)

En la estenosis espinal (también conocida como enfermedad del escaparate), el canal vertebral se estrecha por sedimentación o por formación ósea y/o engrosamiento de los ligamentos. En consecuencia, los nervios del canal vertebral quedan aprisionados. A menudo, en combinación con la estenosis espinal aparece un estrechamiento del agujero de salida del nervio (estenosis neuroforaminal).

Normalmente, al caminar surgen dolores que se extienden con frecuencia a las piernas. Al inclinarse o al sentarse desaparecen las molestias, ya que el canal vertebral se ensancha en esa posición y se libera por un momento la presión ejercida sobre los nervios.

La estenosis espinal aparece generalmente por un desgaste de varios años con sedimentación de estructuras calcáreas y engrosamiento de los ligamentos, a menudo acompañado de protrusiones discales. Afecta mayoritariamente a personas de más de 60 años.

Síntomas

Por lo general, los pacientes con estenosis espinal padecen síntomas como dolor de espalda, extensión del dolor a las piernas, entumecimiento, hormigueo, debilidad y sensación de pesadez en las piernas. Además, pueden darse limitaciones de movimiento, alteraciones del sueño, problemas de micción y disfunción eréctil.

Terapia

Si las terapias conservadoras para la estenosis espinal como, por ejemplo, la inyección de analgésicos directamente en los nervios afectados o la fisioterapia no ofrecen efectos positivos suficientes, es conveniente habitualmente la microcirugía. Esta constituye una terapia causal de la estenosis espinal, ya que se liberan los nervios aprisionados mediante la ablación de las calcificaciones y de las estructuras inflamadas. De esta forma, se dilatan el canal espinal y los forámenes.