Nucleotomía percutánea

Como parte de los métodos de tratamiento mínimamente invasivos, la nucleotomía percutánea es idónea en primer lugar para la eliminación de protrusiones discales y hernias discales de poca o mediana gravedad. La nucleotomía percutánea elimina la causa del dolor sin dañar innecesariamente el tejido circundante.

Nucleotomía percutánea

Detalles del tratamiento

Duración del tratamiento: aprox. 30 minutos
Estancia en la clínica: 3-4 días
Incapacidad laboral: 2-4 semanas
Deporte: directamente tras el alta, natación;
tras 6-10 semanas, golf;
tras 3-4 semanas, ciclismo
Vendaje lumbar: llevarlo 3-4 semanas

Desarrollo del tratamiento

Bajo anestesia local, tan solo realizamos una punción en el disco intervertebral afectado. Introducimos una fina aguja espiral rotatoria a través de una aguja hueca de un milímetro. Esta extrae a continuación las partes del tejido que sobresalen entre las vértebras y que presionan los nervios de la médula espinal. La correcta posición de la aguja se controla en todo momento mediante un monitor. En ocasiones, nos ayudamos de unas pinzas especiales.

El riesgo de cicatrización tras el tratamiento es mínimo, pues este método no daña ninguna estructura adyacente: ni huesos, ni ligamentos, ni el canal medular. Los pacientes gozan también de la ventaja de una rehabilitación corta. La nucleotomía percutánea puede realizarse bajo monitorización endoscópica.