Estimulación nerviosa periférica (ENP)

Estimulación nerviosa periférica

En la migraña, aparecen dolores extremos en el área de la cabeza junto con náuseas y vómitos, así como sensibilidad a la luz. Cuando los medicamentos y los ejercicios de relajación no dan resultado, en la actualidad, la estimulación nerviosa periférica, abreviada ENP, ofrece una alternativa.

Se trata de una subcategoría de la neuroestimulación, que se aplica ya desde hace 40 años, por ejemplo, contra las molestias en la zona de la espalda. A tal fin, se implantan electrodos en la nuca, directamente debajo de la piel, que están en comunicación con el neuroestimulador ubicado en la zona de la espalda.

Con ayuda de un control remoto externo, se controlan los generadores de impulsos y se adecuan a las respectivas necesidades de los pacientes. Los impulsos bloquean la transmisión de dolor al cerebro y, como consecuencia, se reduce la cantidad de ataques de migraña.

Estimulación de prueba

Duración del tratamiento: aprox. 1 hora
Estancia en la clínica: ambulatoria o de algunos días
Reposo: 2 semanas
Incapacidad laboral: 2 semanas

Implante del generador de impulsos

Duración del tratamiento: aprox. 1 hora
Estancia en la clínica: ambulatoria o de algunos días
Reposo: 2 semanas
Incapacidad laboral: 2-4 semanas