Quistes

Los quistes son oquedades en el tejido que suelen estar llenas de líquido. Se forman, por ejemplo, a consecuencia de traumas, inflamaciones o trastornos circulatorios. En algunos casos, el quiste se forma entre las capas aracnoideas, a menudo también sin un origen claro. Parásitos como los cestodos pueden ocasionar también esa alteración del tejido dentro del cráneo. Los quistes también pueden aparecer en el canal espinal.

Síntomas

Al igual que en otras alteraciones que se pueden dar en el cerebro, los síntomas dependen en gran medida del tamaño y de la posición del quiste. Cefaleas, mareos, náuseas y epilepsia son algunas de las consecuencias más frecuentes, si bien los pacientes también pueden sufrir trastornos del movimiento, de la vista o del habla.

Terapia

En función de su ubicación, de su tamaño y del cuadro sintomático, los quistes se suelen extirpar mediante microcirugía. En caso de quistes asintomáticos, el diagnóstico se puede llevar a cabo, por ejemplo, mediante TRM. En algunos quistes originados por parásitos, a menudo es útil una terapia antibiótica específica.