Shunt (derivación)

Las derivaciones se emplean como válvulas que se encargan de que el líquido cefalorraquídeo excedente salga del interior del cráneo. Esta terapia se emplea en pacientes con hidrocefalia o excesiva presión cerebral, por ejemplo, a consecuencia de tumores. En la hemorragia subaracnoidea de los aneurismas también se encuentra alterada la circulación del líquido cefalorraquídeo.

Durante el tratamiento, implantamos bajo anestesia general un sistema de delgados tubos flexibles que va desde el ventrículo cerebral hasta el vientre o hasta una vena en el cuello. Una válvula regula el caudal específico de líquido cefalorraquídeo que debe fluir por la derivación.

Esta operación se puede realizar de forma mínimamente invasiva, de modo que solo se necesitan un par de incisiones. El objetivo del tratamiento es conducir el líquido cefalorraquídeo a donde el organismo lo absorbe de forma natural. Así, se reduce la presión en la cabeza. En algunos casos, el sistema de derivación puede retirarse transcurrido un plazo determinado.

Detalles del tratamiento

Duración del tratamiento: 1 hora
Estancia en la clínica: 5 días
Reposo: 2 semanas
Incapacidad laboral: 4 semanas