¿Qué es una hernia de disco?

Un disco herniado (hernia / prolapso de disco) es una perforación de una parte del núcleo del disco a través de su anillo fibroso. En la columna vertebral, hay 23 discos que asumen la función de pequeños amortiguadores entre las vértebras individuales. Consisten en un núcleo suave y gelatinoso, y un anillo interno de fibra sólida, que proporciona la estabilidad necesaria a sus laminillas.

En caso de estrés permanente o excesivo y desgaste relacionado con la edad, la elasticidad del disco se reducirá, causando ligeras roturas en el anillo exterior de la fibra.

Esto permite que una parte del núcleo gelatinoso escape del anillo y entre al canal vertebral. Contrariamente a la protuberancia, el núcleo de una hernia de disco presiona directamente la raíz nerviosa.

Básicamente, se puede producir una hernia de disco en cualquier área de la columna vertebral. Sin embargo, el punto más afectado es la columna lumbar, también llamada hernia lumbar o, más comúnmente, hernia discal. El daño a la columna cervical es menos común y es raro en la columna torácica.

Frecuencia de una hernia de disco

En Alemania, estadísticamente, alrededor del 80% de las personas sufren de dolor ocasional y alrededor del 40% tienen dolores de espalda recurrentes. El diagnóstico de hernia de disco solo se realiza 800,000 veces al año, generalmente en pacientes de 45 a 55 años. Las mujeres tienen más probabilidades de sufrir una hernia de disco que los hombres.

¿Cómo se desarrolla una hernia de disco? Las causas más comunes

Hay varios factores que pueden ser la causa de una hernia de disco. En primer lugar, debe decirse que detrás de una hernia de disco generalmente hay desgaste del disco intervertebral como resultado de un largo proceso degenerativo también debido a la edad del paciente. No es ningún secreto que nuestros discos envejezcan con nosotros. Al mismo tiempo, esto no significa que necesariamente tengan que envejecer, pero, por supuesto, con el tiempo pierden su elasticidad y capacidad de almacenar agua. Estos cambios, a su vez, aumentan el riesgo de que el anillo de los discos se rompa y cause una hernia.

Por lo tanto, este riesgo se ve reforzado por otras cargas en el disco, como sobrepeso, falta de ejercicio, defectos posturales y el levantamiento de objetos pesados. La genética también juega un papel fundamental en estos casos y puede ser un problema para los jóvenes.

Síntomas - ¿cómo se manifiesta una hernia?

Dependiendo de la presión que ejerce la hernia sobre los nervios y la posición en la que se encuentra, los síntomas pueden ser diferentes. Una hernia de disco, por lo general es sintomatica es decir: cualquier persona que tenga un fuerte dolor de espalda durante toda una semana y que se irradia por las piernas y los brazos deben consultar a un médico.
 
Tres tipos de disco herniado: en la columna cervical, torácica y lumbar.

Nuestro peso corporal ejerce una presión adicional sobre las vértebras y los discos de la columna lumbar, por lo tanto en este punto de nuestra columna vertebral, las hernias son más comunes.

Un disco herniado en la columna lumbar crea dolor en la zona lumbar y se irradia a través de la pierna e incluso puede llegar al pie; acompañado de entumecimiento y / o alteraciones sensoriales como hormigueo. Cualquier movimiento puede aumentar el dolor, incluso estornudar y toser, de hecho las personas que sufren de dolor de espalda prefieren tomar una posición de descanso. Este tipo de hernia también puede causar entumecimiento y parálisis de las piernas e incluso mal funcionamiento de la vejiga y del recto. Además, puede producirse entumecimiento en el área anal y genital, incluso dentro de los muslos. En caso de parálisis y / o problemas de la vejiga, consulte a un médico de inmediato.

La hernia de disco en la columna vertebral cervical se asocia a menudo con dolor de cuello que se irradia hacia los omóplatos y los brazos, también pueden causar una sensación de entumecimiento en los brazos y los dedos. Sin embargo, ocasionalmente pueden ocurrir dolores de cabeza, dificultades de concentración, mareos, tinnitus, trastornos del equilibrio o alteraciones visuales. La debilidad muscular del brazo indica una hernia de disco más fuerte.

Los discos herniados ocurren en el área torácica raramente. Los síntomas que se presentan pueden ser dolor de espalda, que generalmente se irradian hacia los costados. Y con este tipo de radiación para el dolor, no se debe excluir un ataque cardíaco agudo.

Todos los tipos de discos herniados están asociados con tensión, pérdida de fuerza, movilidad limitada y trastornos del sueño.

Diagnóstico - ¿cómo podemos demostrar una hernia de disco? 

Para hacer un diagnóstico preciso, es necesario que el especialista y el paciente mantengan una conversación profunda en la que este último debe responder preguntas como: ¿qué síntomas tiene? ¿Dónde irradia exactamente el dolor: en la pierna o en el brazo? ¿Desde cuándo sufre de estos trastornos? ¿Qué provocó sus dolores? ¿El dolor aumenta cuando tose, estornuda o se mueve? ¿Puede dormir por la noche? ¿Tiene problemas para orinar o defecar? ¿A veces tropiezas? ¿Caen objetos de su mano? ¿Tiene hormigueo o entumecimiento? ¿La concentración, la función de la vejiga, de la vista - han cambiado? ¿Qué tratamientos ha probado ya?

Después de esta conversación, puede ser necesario un examen neurológico. Sería útil para su médico verificar los reflejos, su sensibilidad, su movilidad y, posiblemente, la velocidad de reacción de sus nervios. Dependiendo de cómo y dónde se irradia el dolor, el especialista puede comprender dónde se encuentra la hernia.

Por supuesto, se tendrán en cuenta sus condiciones psicosociales y profesionales, pero lo que le permite al médico ver cambios concretos de manera profunda es una resonancia magnética. Mostrará el disco herniado, su tamaño y posición, si hay artrosis, el nivel de degeneración del disco, inestabilidad y cambios en las estructuras neuronales (mielopatía) y otras informaciones importantes.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

Para encontrar el mejor tratamiento y tomar la mejor decisión, es necesario prestar atención a los siguientes factores:

  1. Sintomas: dolor, molestias, pérdida de fuerza, trastornos de la vejiga.
     
  2. El éxito alcanzado en terapias anteriores, cuanto duró la mejoria, el efecto o los efectos secundarios de los medicamentos administrados.
     
  3. El estado general del paciente: enfermedad cardíaca grave, anticoagulantes?
     
  4. Resultados neurológicos: alteraciones sensoriales, problemas en los reflejos, deficiencia motriz o atrofia.
     
  5. Resultados de la resonancia magnética: hernia pequeña o grande, acompañada de una sensación de opresión, inestabilidad,
     
  6. Factores psicosociales, empleo, carrera, etc.

Como resultado de este examen, las ventajas y desventajas de las diferentes opciones de tratamiento se explican en detalle y, por lo tanto, se ofrece una recomendación clara. Recomendamos una terapia que no solo alivie los síntomas, sino que también elimine la causa, para lograr un alivio duradero del dolor y, sobre todo, prevenir el daño irreversible de los nervios.

Diferentes tratamientos de discos herniados

  • Terapia conservadora: la terapia con medicamentos, inyecciones, tomografía axial computarizada (TAC) - inyecciones controladas, terapia intravenosa, fisioterapia, terapia manual, osteopatía, electroterapia , y así sucesivamente.

  • Microcirugía para hernias discales (moderadas a grandes) y estenosis concomitante.

  • En el caso de un trasplante intervertebral de células de disco, el volumen de los discos intervertebrales y su elasticidad se restaura por primera vez – gracias a una regeneración biológica del tejido del disco intervertebral.

Solo una conversación detallada con un especialista determinará cuál de los tratamientos mencionados anteriormente es el mejor para usted.

¿Posible pronóstico? ¿Cómo es la vida después del dolor?

¿Puedo evitar una hernia de disco? ¿Y si tuviera uno? ¿Cómo puedo vivir con eso? Bueno, solo para aclarar, no hay forma de saber cómo prevenir completamente una hernia de disco, PERO obviamente puede fortalecer la columna vertebral y reducir los riesgos. En otras palabras: intente dar forma a sus rutinas creando una que favorezca su espalda. Los factores más importantes para prevenir una hernia de disco son: tener fuertes músculos de la espalda y evitar ejercer tanta presión sobre la columna vertebral: 

  • ¡Presta atención a tu peso! La obesidad pone a prueba la espalda y los discos intervertebrales.
  • Levanta objetos pesados siempre ​​desde una posición en cuclillas, manteniendo la espalda recta y utiliza la fuerza de tus piernas para pararte.
  • ¡Haz movimiento! Con la gimnasia y los deportes, se fortalecen los músculos de la espalda y se alivia la columna vertebral. Por ejemplo, la natación es uno de los deportes ideales para la espalda y, si te gusta el ciclismo, entonces ... ¡continúa pedaleando!
  • Cuida tu colchón. Asegúrate de no permanecer en una posición desfavorable por la noche. Básicamente, después de siete años, tu colchón se ha ... ido.
  • Si tienes un trabajo en el que tienes que sentarte durante largos períodos, debes hacer dos cosas: asegúrarte de sentarte en una silla ergonómica con asientos ajustables en altura ... y no por muchas horas. Levántate, camina un poco, haz algunos estiramientos. Deja que tus colegas se rían ... ¡le estás haciendo un gran favor a tu columna!

¿Cómo debes comportarte después de una hernia de disco?

Una vez, aquellos que habían sufrido una hernia de disco, tenían que permanecer acostados en la cama, pero ahora rara vez sucede.

Por lo tanto, hoy el paciente comienza inmediatamente con la fisioterapia. Los ejercicios alivian la columna vertebral, son útiles los masajes, la gimnasia acuática y los deportes de espalda. Obviamente, debe evitar los movimientos que tensan la espalda y los discos intervertebrales; por lo tanto, no levante ni transporte objetos pesados, no barra el piso en una posición curva.

Dr. med. Munther Sabarini

Autor
Dr. med. Munther Sabarini
Especialista en Neurocirugía

Hans-Heinrich Reichelt

Coautor
Hans-Heinrich Reichelt
Editor Jefe de Medizin für Menschen

¡La Clínica Avicenna en Berlín está feliz de ayudarle!

Desde 2000, la Clínica Avicenna se encuentra en Berlín. Nuestros médicos tienen al menos 25 años de experiencia internacional en sus respectivos campos (neurocirugía, cirugía de columna, anestesia y ortopedia).

Si sufre de dolor de espalda intenso, ¡la causa podría ser una hernia de disco! ¡Póngase en contacto con nosotros de inmediato utilizando la siguiente información!

Clínica Avicenna
Paulsborner Str. 2
10709 Berlín

Teléfono: +49 30 236 08 30
Fax: +49 30 236 08 33 11
Correo electrónico: info@avicenna-klinik.de

Puede llamar en cualquier momento, escribir un correo electrónico o completar un formulario de contacto para que le devuelvan la llamada. Luego, cada paciente recibe una cita con un médico de nuestra clínica, que en cualquier caso es un especialista en la columna vertebral (neurocirujano). De acuerdo con las imágenes de resonancia magnética (realizadas previamente o realizadas en nuestra clínica ) y un examen exhaustivo, el médico discutirá con usted todas las diferentes y posibles opciones terapueticas, entre ellas la cirugía. También puede utilizar a nuestros especialistas solo para obtener una (segunda) opinión.

Si decide realizar terapia y / o cirugía en Berlín, queremos que su estadía sea lo más placentera posible. ¡En nuestra clínica, usted está en el centro de nuestra atención! Puede esperar equipos de última generación en todas las áreas, desde la sala de operaciones hasta la habitación del paciente.

Los procedimientos de tratamiento más recientes, delicados y mínimamente invasivos son una fortaleza de nuestra clínica. Juntos tratamos de encontrar un tratamiento adecuado para sus dolencias. La terapia real se lleva a cabo solo después de una discusión detallada con el paciente, exámenes y diagnósticos.

Para nosotros, tan importante como la asistencia médica, es el compromiso que asumimos para garantizar a nuestros pacientes un alto nivel de asistencia personal que, a su vez, pueda garantizarles una estadía cómoda.

Durante el período de hospitalización, nuestro equipo de enfermería lo atenderá las 24 horas del día. También ofrecen servicios en diferentes idiomas extranjeros, incluidos inglés, árabe, búlgaro, ruso, polaco, francés y español. Nos preocupamos no solo por su seguridad, sino también por sus necesidades, respetando tradiciones y religiones.

Nuestro equipo está compuesto por un grupo de especialistas altamente calificados que trabajan juntos para garantizarle una pronta recuperación.