¿Qué es el síndrome facetario?

Las palabras síndrome de la faceta, síndrome de la articulación facetaria, artrosis de las articulaciones vertebrales o espondiloartrosis expresan lo mismo: una enfermedad degenerativa de las pequeñas articulaciones espinales (articulaciones facetarias).

La osteoartrosis ocurre cuando las superficies del cartílago de dos huesos en una articulación se dañan o destruyen. El propósito del cartílago articular es proteger la articulación y proporcionar movimientos libres de dolor, que se produce como consecuencia al desgaste que reduce la distancia entre las vértebras individuales y frota los huesos. En la mayoría de los casos, las articulaciones vertebrales se desgastan en regiones que deben soportar tensiones específicas durante toda la vida. No es de extrañar que la enfermedad degenerativa de las articulaciones vertebrales sea común, y en la columna lumbar.

Nuestra columna vertebral se compone de 33 vértebras. Cada vértebra a su vez se compone de un cuerpo vertebral y un arco vertebral, que rodea la médula espinal. Los arcos vertebrales se extienden hacia arriba y hacia abajo; dos procesos inferiores forman la llamada articulación facetaria con los procesos superiores del arco vertebral posterior. Esto está atravesado por fibras nerviosas sensibles al dolor. Entre las vértebras, los discos funcionan como amortiguadores y permiten el movimiento de las vértebras una contra la otra.

Si la distancia entre las vértebras, es decir, su altura, se reduce, la faceta de la articulación ya no funcionará correctamente. Hablamos del llamado “síndrome facetario (articular)”. Además, se trata también de una irritación causada por la deposición de calcificaciones en la cápsula articular.

El dolor de espalda tiene una larga tradición

A principios del siglo pasado, los médicos descubrieron que las articulaciones facetarias podrían ser una posible causa de dolor de espalda. De hecho, los cambios degenerativos en la columna vertebral, incluido el síndrome facetario, son inevitables a medida que envejecemos. En Alemania, a la edad de 40 años, uno de cada dos residentes sufre de este síndrome y casi el 60% de los adultos sufre de artrosis espinal ocasional.

Causas del dolor de espalda

La osteoartrosis de la articulación vertebral es una de las causas más comunes de dolor de espalda. La distancia reducida entre los cuerpos vertebrales, especialmente en la columna lumbar, a menudo son signos de desgaste relacionado con la edad. Intervenciones anteriores en el disco se ven a menudo como una causa adicional del síndrome de las facetas, porque si los discos tienen una funcionalidad reducida, la presión sobre las articulaciones vertebrales aumenta. El disco intervertebral y las facetas articulares están estrechamente relacionadas debido a su función similar. El daño a una de las dos estructuras generalmente conduce a otros daños  en otras estructuras. Además, la inflamación, los quistes y los tumores de las articulaciones vertebrales pueden causar el síndrome facetario que a la vez produce un dolor intenso y hace que el cuerpo reaccione con un endurecimiento involuntario (tensión) de los músculos circundantes.

Incluso pequeños cambios degenerativos pueden causar dolor intenso

Los síntomas de la osteoartrosis de la arteria vertebral son diferentes y no necesariamente indican nada específico sobre la gravedad de la osteoartrosis. De hecho, los cambios degenerativos más leves pueden causar dolor intenso, mientras que los principales signos de desgaste a veces solo causan algunas molestias. La mayoría de los pacientes experimentan dolor local intenso en un área limitada de la columna lumbar, torácica o cervical. Si hay dolor, generalmente es agudo, pero también puede ser penetrante. Durante el día, el dolor aumenta porque la columna vertebral al estar parados está presionada, mientras que por la noche se alivia mucho más. El dolor de espalda generalmente ocurre cuando uno se dobla, cuando gira, cuando cambia de posición. Además, la incomodidad de la cadera también puede ocurrir como parte de un síndrome facetario. En general, los síntomas de un síndrome facetario pueden llevar a restricciones severas en las actividades cotidianas.

Cómo ayudar al médico con el diagnóstico

El diagnóstico se realiza clínicamente, en función de los trastornos indicados (dolor en la mañana, dolor durante la extensión y rotación, dolor a presión local), examen físico y neurológico. Las radiografías generalmente muestran osteoartrosis de las articulaciones vertebrales y la resonancia magnética muestra no solo artrosis sino también cambios anatómicos.

La terapia comienza con una prueba importante

La terapia primaria es conservadora, es decir, sin cirugía. Debido a que la causa de la osteoartrosis vertebral avanzada no se puede eliminar, el dolor y la fisioterapia se ponen en primer plano. Lo ideal es un tratamiento de fisioterapia combinado con deportes especiales como natación, ciclismo, danza o marcha nórdica. Si los métodos conservadores ya no son eficaces, el dolor causado por el síndrome de la faceta conjunta puede ser controlado con un tratamiento mínimamente invasivo a través de un láser llamado denervación térmica.

El objetivo de la denervación térmica es para bloquear la transmisión del dolor reportados por nervios dentro de la cápsula articular. En primer lugar, se realiza una prueba, es decir: a través de la espalda, con una inyección, se inyecta un anestésico local directamente en la articulación vertebral. Con esta prueba, realizada bajo control fluoroscópico, el médico inserta una aguja en la punta de la articulación, en el punto exacto donde el nervio tira alrededor de la cápsula articular e inyecta una pequeña cantidad de anestésico.

Después de esta prueba, se puede hacer un diagnóstico claro. Es decir, si, los anestésicos ayudaron a mejorar los síntomas y el dolor, entonces estamos seguros de que estamos frente a un síndrome facetario. Posteriormente, se puede realizar una prueba de escleroterapia en los nervios pequeños de la articulación. Esta prueba es una indicación relativa pero no absoluta y se puede hacer con la aplicación de calor o frío. La estimulación nerviosa intraoperatoria se realiza para excluir las fibras nerviosas motoras. Luego, con un láser, que pasa a través de las fibras de vidrio de la aguja, el calor o el frío se conducen directamente al área de interés. El calor de la energía del láser no hace más que desactivar la capacidad de los nervios involucrados para transmitir el dolor.

El efecto de este tratamiento puede durar de 1 a 3 años, dando a los pacientes la oportunidad de volver a la vida normal. Este tipo de procedimiento a menudo ayuda a evitar operaciones más extensas. Dura menos de una hora y se realiza bajo anestesia general a través de una punción (sin incisión) que brinda a los músculos, huesos y ligamentos la ventaja de no ser cortados o removidos. Debido a que se trabaja fuera del canal espinal, los riesgos son extremadamente bajos. Después de solo una semana, los pacientes pueden comenzar la fisioterapia para lograr un comportamiento favorable de la espalda. Si hay una estenosis del canal espinal o un disco herniado, la microcirugía sería la opción más indicada. En caso de inestabilidad, la solución sería la estabilización.

Hay varias formas de protegerse de la enfermedad

Los síntomas del síndrome espinal pueden aliviarse y la progresión del problema puede ralentizarse. Aunque solo se pueda prevenir parcialmente la osteoartrosis, todavía hay medidas precaucionales que pueden protegerlos de la enfermedad como por ejemplo un  entrenamiento hecho especialmente para proteger y reforzar la espalda, la pérdida de peso y la natación de espalda. Nota: someter el cuerpo a un trabajo físico intenso promueve la enfermedad de la columna. En otras palabras, el levantamiento de objetos pesados fatiga de manera masiva la espalda y la columna vertebral causando un desgaste más rápido de las articulaciones vertebrales, sobretodo en la columna lumbar.

Conclusión: Llevar una vida respetuosa con la espalda.

Dr. med. Munther Sabarini

Autor
Dr. med. Munther Sabarini
Especialista en Neurocirugía

Hans-Heinrich Reichelt

Coautor
Hans-Heinrich Reichelt
Editor Jefe de Medizin für Menschen

¡La Clínica Avicenna en Berlín está feliz de ayudarle!

Desde 2000, la Clínica Avicenna se encuentra en Berlín. Nuestros médicos tienen al menos 25 años de experiencia internacional en sus respectivos campos (neurocirugía, cirugía de columna, anestesia y ortopedia).

Si sufre de dolor de espalda intenso, ¡la causa podría ser una hernia de disco! ¡Póngase en contacto con nosotros de inmediato utilizando la siguiente información!

Clínica Avicenna
Paulsborner Str. 2
10709 Berlín

Teléfono: +49 30 236 08 30
Fax: +49 30 236 08 33 11
Correo electrónico: info@avicenna-klinik.de

Puede llamar en cualquier momento, escribir un correo electrónico o completar un formulario de contacto para que le devuelvan la llamada. Luego, cada paciente recibe una cita con un médico de nuestra clínica, que en cualquier caso es un especialista en la columna vertebral (neurocirujano). De acuerdo con las imágenes de resonancia magnética (realizadas previamente o realizadas en nuestra clínica ) y un examen exhaustivo, el médico discutirá con usted todas las diferentes y posibles opciones terapueticas, entre ellas la cirugía. También puede utilizar a nuestros especialistas solo para obtener una (segunda) opinión.

Si decide realizar terapia y / o cirugía en Berlín, queremos que su estadía sea lo más placentera posible. ¡En nuestra clínica, usted está en el centro de nuestra atención! Puede esperar equipos de última generación en todas las áreas, desde la sala de operaciones hasta la habitación del paciente.

Los procedimientos de tratamiento más recientes, delicados y mínimamente invasivos son una fortaleza de nuestra clínica. Juntos tratamos de encontrar un tratamiento adecuado para sus dolencias. La terapia real se lleva a cabo solo después de una discusión detallada con el paciente, exámenes y diagnósticos.

Para nosotros, tan importante como la asistencia médica, es el compromiso que asumimos para garantizar a nuestros pacientes un alto nivel de asistencia personal que, a su vez, pueda garantizarles una estadía cómoda.

Durante el período de hospitalización, nuestro equipo de enfermería lo atenderá las 24 horas del día. También ofrecen servicios en diferentes idiomas extranjeros, incluidos inglés, árabe, búlgaro, ruso, polaco, francés y español. Nos preocupamos no solo por su seguridad, sino también por sus necesidades, respetando tradiciones y religiones.

Nuestro equipo está compuesto por un grupo de especialistas altamente calificados que trabajan juntos para garantizarle una pronta recuperación.